Así fue la presentación de Jonás y la esperanza en La Zubia

El 12 de abril teníamos el placer de presentar, dentro del marco preparado para celebrar el Día del libro en La Zubia, la nueva novela de Juan Carlos Rodríguez Torres, Jonás y la esperanza.

En un ambiente festivo donde todo giraba en torno a los libros, la Biblioteca Pública Municipal «Miguel Hernández» se preparaba para la presentación del último libro de uno de sus vecinos. La alcaldesa, Purificación López, y el Concejal de Cultura, Pablo Laguna, daban la bienvenida al público y mostraban una vez más el apoyo del consistorio con la cultura, no solo en este Día del Libro que celebraban, sino en cada una de las presentaciones que realizan en el municipio.

Posteriormente, Alejandro Santiago, el editor, se mostró muy contento de volver a colaborar con Juan Carlos en un nuevo libro, ya que había editado y publicado sus dos anteriores poemarios. Además del agradecimiento por la confianza mostrada, Alejandro enumeró algunos detalles sobre la novela para que el público se hiciese una idea sobre el libro que presentaba.

Marina Tapia, poeta chilena afincada en La Zubia, se encargó de la presentación del libro, para lo que preparó un escrito donde realizaba un recorrido por la novela, Jonás, y el resto de personajes.

Juan Carlos Rodríguez Torres, muy querido entre sus vecinos, conocida su faceta como poeta y como novelista del género negro, estaban expectantes ante la nueva propuesta que presentaba el autor. Juan Carlos contó los motivos que le llevaron a escribir esta novela, su identificación con Jonás, el protagonista, y la necesidad de traer a la literatura actual escritoras que no fueron suficientemente reconocidas en su momento, la importancia de la poesía en nuestro día a día, además de tratar otros temas como la integración social, el amor o la depresión.

El público estuvo muy participativo, realizando preguntas y comentando sobre lo que habían escuchado durante la presentación. Justo antes de comenzar la firma de ejemplares, muchos lectores y lectoras ya mostraban las ganas de comenzar la lectura esa misma noche.