Así fue ‘La primera persona’ en Granada

El martes 16 de mayo la Biblioteca Pública Municipal “Francisco Ayala” acogía la presentación de La primera persona (Alonso Quijano, autor del Quijote), de Miguel Ávila Cabezas.

El acto ya prometía ser divertido, pues quien conoce a Miguel Ávila sabe que no solo persigue la buena literatura, sino también divertirse en el intento, así que fueron muchas las risas que se soltaron en varias fases de la presentación.

Alejandro Santiago, editor, introdujo un acto cercano y familiar, no en vano el presentador era Miguel Ángel Ávila Aguilar, hijo del autor. Pero no por ello estaba allí, sino por ser un gran conocedor de la obra del autor, así como de los grandes clásicos de la literatura española, lectura necesaria para disfrutar de este libro.

La complicidad estaba asegurada, pero también se da que cuando se conoce tan bien al escritor se pueden ir desglosando algunos de los guiños que el autor va dejando caer a lo largo de la escritura y, si no estamos despiertos, no percibiremos. Porque Miguel Ávila nos presenta un juego, un juego entre narrador y lector, una exposición de dudas entre el propio narrador, sobre la autoría del Quijote y sobre la realidad o ficción de sus personajes. Pero no solo bebe del Quijote el autor, pues Miguel Ávila nos lleva su zurrón cargado de magnífica lecturas y referencias a los clásicos, que en ocasiones aprovecha para reinterpretar y despertar en el lector una sonrisa, si no la constante hilaridad, pues al propio autor se le saltaron las lágrimas leyendo algunos pasajes del libro.

Miguel Ávila Cabezas se mostró muy agradecido con el público y conminó a la lectura con la mente abierta y la risa floja, pues eso pretendía cuando lo escribió: que los lectores disfrutaran tanto como él cuando lo escribió.

Nos gustaría agradecer la asistencia del público y la buena acogida de la Biblioteca Pública Municipal “Francisco Ayala” cuando le propusimos celebrar la presentación en su salón de actos.