Entrevista a Francisco Urbano

Os dejamos la entrevista de Juan Peregrina MartínFrancisco Urbano, que nos habla sobre su primera novela, ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?, y futuros proyectos.

  • El bellísimo elogio que lleva por título el nombre de una canción de Alaska… ¿cómo se te ocurrió escribir algo así?

Durante el proceso de escritura de la novela no tenía pensado un título. Fue únicamente cuando ya la tenía casi terminada cuando pensé en esa canción de Alaska y Dinarama que unía todo lo que la novela narra, el conflicto central, el hecho de ser una canción del grupo favorito del protagonista y además fácilmente reconocible para el público ya que esa es una canción muy popular de Dinarama hizo que me decidiera por ese título.

  • Los ochenta y su ambiente musical es uno de los temas que van armando la historia… mucha gente piensa que no salió nada bueno de aquello en España: ¿estás de acuerdo?

No, no lo estoy. Para empezar, cuando yo me refiero a los años ochenta me refiero a los últimos ochenta, en realidad al período que va del 87 al 92 aproximadamente. Para mí esos fueron los años más fructíferos musical y artísticamente hablando, o al menos los que más me interesan a mí. Los ochenta trajeron apertura, libertad, desenfado y desprejuicio y en mi opinión los que tuvimos la suerte de vivirlos como jóvenes o adolescentes hemos podido madurar con una mente mucho más abierta en muchos sentidos. En cuanto a la música que se publicó en la época debo decir que ha envejecido con mucha dignidad, no como otras músicas de otras épocas que, escuchadas veinte años después son tremendamente decepcionantes. Muchas bandas que aparecen en la novela compusieron canciones que, escuchadas hoy, casi tres décadas después, suenan actuales.

  • ¿Qué supuso o supone Alaska para ti?

Alaska fue desde el principio una de mis ídolos. La primera vez que recuerdo haberla visto y escuchado fue “por culpa” de mi hermana, que es tres años mayor que yo. O sea que puedo decir que la descubrí gracias a ella. Después me han acompañado Pegamoides, Dinarama y Fangoria con su música como si fuese mi banda sonora particular a lo largo de los años. Aunque la etapa actual me parece soberbia, mi favorita, aquella de la que guardo muy gratos recuerdos por su originalidad y su vanguardismo fue la época de Salto Mortal, de las portadas de los Super Extended Play (SEP) de la saga Vulcano. También me gustaban mucho en la época en que Fangoria actuaba con Clara Morán y Lucho Prosper. Sin embargo te diría que más importante que Alaska para mí fue el descubrimiento de Robert Smith (The Cure). Los vi en televisión por primera vez en el verano de 1987 y tan pronto vi su imagen, su forma de cantar y toda su iconografía dije: esto, esto es lo que llevo tanto tiempo buscando, con lo que me identifico, y que no sabía muy bien lo que era. Aquella tarde de verano, esos tres minutos de actuación de Why can’t I be you? Supusieron un punto de inflexión en mi vida.

  • ¿Qué queda y qué ha desaparecido de toda “la movida” aquella?

De finales de los ochenta queda algo fundamental: el aprendizaje que la ruptura con el pasado puede ser sumamente creativo y exitoso. En el 87 se podía decir que los ochenta habían acabado y la aparición de las raves, el concepto de ir a una sesión de DJ y ver “actuar” a un señor que no tocaba ningún instrumento, que eso fuese en sí mismo un espectáculo. La irrupción de la música electrónica, y la base que la música siniestra y post siniestra aportó a muchos grupos actuales, como por ejemplo THE EDITORS, GOD IS AN ASTRONAUT o BLOCK PARTY.

  • La música es fundamental en tu novela desde el mismo título, como hemos visto: ¿puedes contar la trama sin desvelar lo van a disfrutar los lectores y lectoras?

Creo que Juan Peregrina ha sintetizado una sinopsis fantástica de la novela que puede leerse en la contraportada. Una de las cosas que me dicen casi todos los lectores que la han terminado de leer es que pasan muchas cosas y que sorprende muchísimo cada una que pasa.

  • Drogas, sexo, libertad, amistad… ¿cómo se hace para mezclar tanto buen ingrediente literario y que no sea una novela más de adolescentes?

He intentado hacer eso amalgamándolo con la música del momento. Quizá la diferencia de mi novela está en la música concreta que fluye por ella. El estilo y las bandas que los protagonistas adoran que la hacen diferente, lejos de las radio fórmulas y de la comercialidad.

  • Hay una subtrama subyacente que subvierte lo esperado y es una defensa básica de la diferencia, e incluso a través de personajes como Ramsés, el protagonista, o Arturo su amigo desde pequeño, se perciben sensaciones solidarias y hermosas.

Sí, porque otra de las cosas importantes que he intentado transmitir con la novela es la libertad y el derecho a ser uno mismo por encima de lo que los convencionalismos de la época o del círculo en el que cada uno vive le marquen. Creo que la libertad que se vivía a finales de los ochenta a todos los niveles está muy mermada en la actualidad.

  • ¿Sigue siendo la música una parte esencial de tu vida?

Fundamental. Escucho música cuando viajo, cuando quiero relajarme, cuando hago deporte y como actividad en sí misma. Es decir yo me siento en un sillón o me tumbo en un sofá para escuchar música. Además, también compongo música electrónica que aplico a mis creaciones de videoarte. Es fascinante descubrir nuevas bandas, nuevos sonidos híbridos y estilos que rompen con lo anterior pero incorporándolo.

  • Nos parece un acierto la tracklist

Un acierto muy cansado, he de decir, jejeje. Elaborar todas las tracklists fue desde el principio para mí un objetivo claro que conllevó mucho trabajo de documentación para ser preciso y que finalmente acompañé con la creación de las tracklists de cada capítulo en mi cuenta de Spotify para que los lectores pudieran también escuchar la novela. Mi próximo objetivo en breve tiempo es crear también las mismas tracklists de los vídeos musicales en mi canal de Youtube.

  • ¿Algún proyecto literario nuevo que puedas contar?

En ello estoy. Después de esta primera experiencia que me ha absorbido casi tres años me ha picado el gusanillo más a fondo. Cuando comencé el proceso de corrección, relectura, reelaboración etc., de la novela comencé a escribir un nuevo libro del que tengo ya escrita una tercera parte más o menos y tendrá una temática diferente. Aunque, eso sí, alguno de sus protagonistas será un enamorado de la música. Creo que esa va a ser mi característica como escritor. Espero que las musas lleven el proyecto a buen puerto y pueda algún día ver la luz.

Muchas gracias, Francisco, por tu tiempo y tus respuestas.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *