Entrevista a Mar Navarro G.

Os dejamos la entrevista de Juan Peregrina Martín a la cuentista Mar Navarro G., con motivo de la reciente publicación de El ruido que haces al vivir.

  • Un buen libro de relatos en tu opinión debe tener…

Buenas historias: que sorprendan, que agarren al lector y le den un pellizquito en el corazón, que le arrastren dentro del libro. Y la técnica suficiente para que parezca que no la tienen.

  • ¿Qué puedes decir del título del libro que además es el nombre de un relato?

El sonido siempre ha estado presente en mi vida de una u otra forma. Desde el continuo machacar del piano cuando de pequeña estudiaba mis lecciones, hasta el jaleo propio de una casa con cinco hermanos. Para mí, la memoria está llena de música, de ruido, de luz; de todas esos elementos que luego han sido tan significativos para mi faceta teatral. La vida, tal y como yo la entiendo, está aderezada de sonidos y de silencios, y es desde ahí desde donde muchas veces cuento mis historias. El caso más claro es el último relato, el que da título al libro, cuyo paisaje sonoro sustituye casi al paisaje emocional del personaje.

  • Vienes del mundo del teatro… ¿cómo surge la idea de publicar un volumen de relatos?

Siempre he escrito, desde que tengo memoria. Al principio pasé años rompiendo todo aquello que escribía, porque a los dos o tres días de haberlo terminado, lo releía y me parecía malo. Luego empecé a guardar cosas sin releerlas, y al cabo de un tiempo, me sorprendía ver que algunas de aquellas cosas no estaban mal. Pero fue hace unos años, cuando empecé a disponer de mi tiempo de una forma más ordenada, que pude ponerme a ello con más regularidad. Y eso es fundamental para poder sacar adelante algo con cierta entidad.

  • En tu libro la presencia femenina es fundamental en todas sus variantes: ¿feminismo, necesidad o normalidad?

Absoluta normalidad. No busco que mis mujeres hagan o digan algo que lleve un mensaje concreto y teledirigido. Solo que cuenten lo que les pasa. Yo veo la vida desde la óptica de una mujer porque es el sitio en el que estoy.

  • Algunos homenajes a Poe o Cortázar están más o menos visibles… ¿algún otro que puedas desvelar?

En ocasiones no son tanto homenajes premeditados como pequeños retazos del tejido que formamos con nuestras lecturas. Lo que cada uno ha leído está ahí, y asoma, queramos o no. Pero si tuviera que confesar no tanto una influencia como una “revelación”, te diría que la primera vez que leí a Monterroso me sentí tremendamente aliviada: además de descubrir a un maestro del cuento, vi que existía la posibilidad de escribir algo de apenas una o dos páginas, y que sin embargo te tomasen en serio.

  • La memoria y el olvido son dos elementos que usas en tu forma de contar: ¿puede servir la literatura para resarcirnos del pasado, para soportar mejor el futuro?

Nunca he sabido muy bien para qué sirve la literatura. De hecho, prefiero pensar que no sirve para nada, porque no es algo que haya que medir en términos de utilidad. La literatura, como casi todo lo que es importante, está ahí para que cada uno tome de ella lo que más necesite: olvido, memoria, curación, refugio, estabilidad o una vía de escape.

  • Hay picaresca también en algún relato: mujeres valientes, fuertes y que aun siendo egoístas piensan en su familia. ¿Son estos los personajes que más te interesan?

Los supervivientes son personajes tremendamente ricos y atractivos. La necesidad hace aflorar en nosotros lo mejor y lo peor que llevamos dentro, y ese juego de contrastes, de claroscuros es siempre buen material para una historia.

  • En nuestra opinión ‘El ojo ajeno’ es de los mejores relatos: ¿puedes contarnos algo de este cuento?

Ese cuento tiene mucho de lo que más me gusta: esa fantasía que se cuela por las grietas de la realidad y se mezcla con ella sin complejos. Es el tipo de historias que tan maravillosamente maneja Juan José Millás, un escritor al que admiro por su visión extrañada de las cosas y su capacidad para la ironía y para la ternura.

  • Amor, desamor, el paso del tiempo, la prostitución, la muerte, el misterio… Cabe todo en tu libro. ¿Algún tema te interesa más que otro? ¿Hay algún tema que jamás tratarías?

No suelo plantearme a priori qué temas quiero tratar y cuales no. En general, las historias aparecen en mi cabeza por alguna razón. De hecho, a veces empiezo a escribir algo que creo que va a ir por una senda determinada y luego me doy cuenta de que, en algún momento ha tomado su propio camino y resulta que estoy contando otra cosa. Pero no me gusta ser estricta con la dirección de mis relatos: me gusta que fluyan, que tomen su propio rumbo. Me encanta que me sorprendan. Y desde luego, si decidiese no tratar algún tema de mi interés sería solo por no saber cómo afrontarlo. No creo que deban haber temas tabú.

  • La presentación en el Teatro Valle-Inclán fue un éxito de público: ¿piensas seguir en este género que tan bien ha sido aceptado, alguna idea futura a la vista?

La primera idea que me llevó a intentar publicar este puñado de relatos fue la sensación de que tenía que “echarlos de casa”, sacarlos para siempre del cajón para no seguir dándoles vueltas y retocando hasta el el infinito. Ahora ya puedo seguir adelante con otros proyectos. Supongo que fundamentalmente relato, que es el formato en el que más cómoda me encuentro. En este mundo nuestro en el que todo va tan rápido, el cuento corto es una magnífica forma de mostrar una historia como quien enciende una cerilla en una habitación oscura: dura poco y no alumbra demasiado, pero provoca una momentánea sensación de alivio o de esperanza.

Muchas gracias, Mar, por tu tiempo y tus respuestas.

Esta semana estamos promocionando la poesía y por eso os ofrecemos un 10% de descuento con el cupón "DARAXA10"Colección Daraxa
+ +