Ubicuo alud de nívea luz divina

10,00 

Etimológicamente, poesía viene de hacer, y cualquiera que haga algo es ya poeta en algún sentido. De los hacedores de El Hombre Analógico llega Ubicuo alud de nívea luz divina, el mismísimo simio informatizado sale de su caverna encandilado por un tiempo difícil.

Si —Galeano dixit— somos lo que hacemos para cambiar lo que somos, asumimos de nuevo la acción —poesía— como forma mundana y aun inevitable de combate. Pudo haberse llamado Esperanza fieramente, por ser la esperanza el último reducto, el motor inmóvil que hace hacer. Auténtico hilo conductor del poemario, pretende ser un pequeño catálogo de alguna de sus formas: la luminosa, la tozuda, la pírrica, la alucinada, la oscura…

Para los viejos griegos, la esperanza era un mal, una calamidad que condenaba a los humanos a sufrir por sus carencias. En el polo opuesto, los chinos tienen una maldición: “que se cumplan todos tus sueños”.

Puestos a elegir entre el anhelo o su contrario, y más en este tiempo incertísimo, he aquí una certeza: la esperanza, la esperanza del portento.

ISBN: 978-84-18163-76-0 Categoría: Etiqueta: ID Producto: 15664

Autor: Daniel Fuentes Casado.

Descripción

Etimológicamente, poesía viene de hacer, y cualquiera que haga algo es ya poeta en algún sentido. De los hacedores de El Hombre Analógico llega Ubicuo alud de nívea luz divina, el mismísimo simio informatizado sale de su caverna encandilado por un tiempo difícil.

Si —Galeano dixit— somos lo que hacemos para cambiar lo que somos, asumimos de nuevo la acción —poesía— como forma mundana y aun inevitable de combate. Pudo haberse llamado Esperanza fieramente, por ser la esperanza el último reducto, el motor inmóvil que hace hacer. Auténtico hilo conductor del poemario, pretende ser un pequeño catálogo de alguna de sus formas: la luminosa, la tozuda, la pírrica, la alucinada, la oscura…

Para los viejos griegos, la esperanza era un mal, una calamidad que condenaba a los humanos a sufrir por sus carencias. En el polo opuesto, los chinos tienen una maldición: “que se cumplan todos tus sueños”.

Puestos a elegir entre el anhelo o su contrario, y más en este tiempo incertísimo, he aquí una certeza: la esperanza, la esperanza del portento.

Daniel Fuentes Casado


Daniel Fuentes Casado


Daniel Fuentes Casado. Estudié aeronáutica para poder no ejercer. Soñé con un sistema filosófico y geometría propia. He tenido varias epifanías: en una pude martillar un Eurofighter y no lo hice por cobarde, algo que me pesa en el ánimo todavía a día de hoy. Aprendí otras cosas más o menos útiles para poder vender mi fuerza de trabajo cualificada o hacerme dueño de medios de producción. Acabé como mano de obra sobrecualificada, infrarremunerada y no sindicada, aunque no del todo descontenta, porque el absurdo siempre me ha reconfortado. Intenté escalar la pirámide social por distintas vías. Me he desclasado en oficios diversos en varios países. Ahora que todo está carísimo empiezo a buscar soluciones habitacionales y escribo libros que no leen ni mis amig@s literari@s y que termino pagando yo. No tuve smartphone ni redes sociales hasta los 40, y ahora me he hecho adicto y ya no leo. Daniel Fuentes Casado ha publicado la novela El Hombre Analógico (2020) y los poemarios Ubicuo alud de nívea luz divina (2021) y Aré lo que pude (2023).

Leer más sobre Daniel Fuentes Casado

Autor

ISBN13: 9788418163760
Colección: Daraxa
Tamaño: 14x21 cm
Páginas: 52
Idioma: Castellano
Edición: 1ª Ed.1ª Impr.
Fecha de impresión: Octubre 2021
Encuadernación: Rústica con solapas

Más información

Noticias relacionadas

Ubicuo alud de nívea luz divina, por Irene Muñoz Serrulla

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.