Compartimos una interesante reseña que nos han hecho llegar sobre El legado del príncipe de Cachemirade Reza Emilio Juma, elaborada por José Antonio Quesada Coves.

Cuando llegó a mis manos El legado del príncipe de Cachemira tuve ciertas dudas respecto a la obra que tenía ante mí. El anterior libro de este escritor no me había dejado todo el buen sabor de boca que yo esperaba, por lo que no sabía qué me iba a deparar el nuevo trabajo de este autor. Para añadirle más incertidumbre a esta lectura, Reza Emilio Juma había decidido enfrentarse al reto de escribir una novela histórica en toda regla, algo bastante osado para un escritor que se está iniciando en el mundo de la literatura.

Pese a todo esto, tengo que recalcar que El legado del príncipe de Cachemira es una novela histórica que no es que haya cumplido a la perfección todas mis expectativas, sino que también las ha superado.

En este libro Reza nos relata la vida de Gita, un joven príncipe de Cachemira que viajará de las profundidades de la India hasta la floreciente Córdoba andalusí del siglo X. ¿Y por qué lo hace? Pues lo hace con el único objetivo de encontrar su legado. Para ello el escritor ha tenido que construir una atmósfera medieval muy conseguida, creíble y palpable. Esto lo podemos observar durante el viaje de Gita por Oriente Medio, pero es durante el periplo del protagonista por el Mediterráneo y, principalmente, por las ciudades andalusíes donde impregna al lector de esa atmósfera medieval.

La parte histórica de esta aventura está muy bien argumentada, lo cual demuestra una enorme documentación e investigación previa por parte del autor. Es obvio que ha habido un arduo trabajo de indagación antes de empezar a escribir. Esta parte real consigue un buen telón de fondo para que la historia que nos narra Reza parezca verosímil, pese a que en ella aúna tanto personajes míticos y hechos reales como acontecimientos ficticios y figuras inventadas. Para ello el autor ha utilizado un narrador en primera persona, Gita, que a la vez es el protagonista del libro. Pero Gita aparece rodeado de una serie de personajes secundarios y de otros personajes extras que dan veracidad y sociabilizan al personaje protagonista.

En este libro el lector no va a encontrar un vocabulario artificial y rebuscado, ni estructuras gramaticales enrevesadas, ni tan siquiera recursos estilísticos demasiado complejos. No hay nada de eso en esta lectura. Pero tampoco es necesario. La narración es amena y llena de acción. Las descripciones utilizadas son detalladas pero, eso sí, sin caer en una densidad y espesura que pudieran hacer pesada y aburrida la lectura. Y los diálogos son precisos y llenos de significado. Con ello el autor ha conseguido obtener una lectura ágil, directa y placentera.

Para concluir me gustaría decir que está bien leer a grandes escritores de la literatura universal. Eso es apostar sobre seguro. Pero mejor aún es descubrir nuevos talentos emergentes que valgan la pena. Y creo que este es el caso de Reza Emilio Juma. El legado del príncipe de Cachemira es una lectura altamente recomendable tanto para aquel que es un enamorado de la novela histórica como para el que no lo es. A mí me ha agradado mucho y me ha ayudado a pasar un rato realmente entretenido.

José Antonio Quesada Coves

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *