Teresa Ariza Periáñez en «El cinco a las cinco»

 

Este año, en la edición de “El cinco a las cinco” celebrada en el Teatro Municipal de Fuente Vaqueros, concedieron a Teresa Ariza Periáñez (La mirada del frío) un diploma de honor en consideración a la poca diferencia que hubo en la votación final para otorgar el IV Certamen de Poesía. Chema Cotarelo fue reconocido con el primer premio. Podéis leer una crónica en Ideal en Clase. También compartimos las palabras de Teresa:

«Participé en el certamen literario “El 5 a las 5” sin pensarlo mucho. Me puse a trabajar y envié a los tres días toda la obra, según pedían las bases.
La entrega de premios era el día 5 de junio. Llegó el día 4 y, al no tener noticias, deseché la idea de obtener algún galardón. El concurso concedía un solo premio en la categoría senior con una dotación económica y un trofeo. Y el día 4 a las 13 horas sonó mi teléfono y una portavoz del Jurado me comunicó que me habían concedido un premio, pero que no era la ganadora del certamen. Me quedé desconcertada porque no entendía qué había pasado. Me explicó que habíamos quedado finalistas otro poeta y yo. La puntuación final de ambos fue casi igual, había poca diferencia —me dijo—; pero el ganador era él y era merecedor del premio porque su puntuación superó a la mía, le correspondía en justicia y por eso obtuvo su merecido premio.

Pero el Jurado, haciendo uso de las atribuciones que le corresponden y tras valorar la calidad de mi obra, me comentaron que el poema titulado “Jinetes” era muy lorquiano, que les había gustado mucho a todos los miembros del Jurado y también alabaron el resto de los poemas poniendo énfasis en destacar la calidad de mi obra, y tras deliberar nuevamente acerca de la adjudicación de premios, decidió por unanimidad concederme una Mención de Honor en base a “la excelencia de la obra presentada”, según consta en el Acta del Jurado.

Fui el día 5 a recoger el premio “a las cinco de la tarde”. El acto fue cordial y emotivo. En la categoría junior fue ganadora la joven Eva Fernández y en la categoría senior (la mía) fue ganador José María Cotarelo, un poeta con mucho peso y gran trayectoria. Yo recibí mi Diploma de Honor con gran alegría y agradecimiento. La tarde discurrió en un ambiente relajado y amable. Leímos los tres algunos de nuestros poemas y, no sé si fue por mis canas, cerré el acto con mi intervención, cosa que consideré una deferencia hacia mi persona.

Al finalizar hubo un pequeño descanso y después nos ofrecieron una interesante obra de teatro, que puso fin a los actos de la tarde.

Contenta, pues, de haber enviado mis poemas al certamen “El 5 a las 5”. Y agradecida.»

Teresa Ariza Periáñez